¿Qué es eso del Critical Thinking?

Hace ya unos años que comencé a aplicar el Critical Thinking al trabajo de organizaciones, proyectos de innovación e ideas de emprendimiento. El Critical Thinking es una habilidad o competencia y a la vez una herramienta apreciada y alabada en planes de estudios y para líderes políticos y empresariales:

  • Desde los años 70, en EEUU se tiene clara la necesidad de incluir esta habilidad en el currículum tanto en la enseñanza secundaria como en la primaria. Le siguió Canadá y también Suecia. La Comisión Europea mucho más recientemente ha creado el Critical Thinking across the European Higher Education Curricula, un proyecto de investigación para desarrollar guías para instruir en Critical Thinking.

  • En 2012 la revista Forbes calificó el Critical Thinking como la habilidad más demandada en las ofertas de trabajo (9 de cada 10 trabajos) y la definió como “usar la lógica y el razonamiento para identificar las fortalezas y las debilidades de soluciones alternativas, conclusiones o enfoques a los problemas”(podéis buscar a partir de ahí la cantidad de artículos que tiene Forbes sobre Critical Thinking)

  • En 2014 el mismo presidente Obama la colocó como una de las 6 habilidades de la nueva economía. En la cuna occidental de la innovación, California, la aprecian y practican en entornos empresariales y de emprendimiento http://www.eleconomista.es/ecoaula/noticias/8695901/10/17/Las-habilidades-del-futuro-critical-thinking-empatia-y-negociacion.html

  • En España las últimas reformas enfatizan el aprendizaje por competencias, en ellas se habla en algún punto de sentido crítico especialmente en las competencias de ciencia y tecnología…. No existe una competencia como tal y en el aula la transmisión del contenido concreto de la materia es lo que prima salvo casos excepcionales. La filosofía como disciplina clave para desarrollar el pensamiento crítico acaba recientemente de volver a ser “admitida” en las aulas. (https://www.abc.es/sociedad/abci-filosofia-vuelve-tomar-aulas-201810210220_noticia.html)

En nuestro país, unas pocas organizaciones, escuelas y MBAs están apostando por incluir entrenamiento sistemático en Critical Thinking en sus equipos o para sus alumnos o la aplicación de herramientas de Critical Thinking en procesos o momentos claves (H2i institute, d-Health de Moebio.org, Bspark, por ejemplo) Apenas ha comenzado el camino del pensamiento…

Pero si tanta importancia se le concede, ¿Por qué en España apenas lo vemos en las empresas? ¿Por qué en los colegios se trata como algo transversal a lo que nadie parece finalmente prestar atención? ¿Por qué los líderes de hoy no tienen formación de esto? ¿Por qué no es un asignatura obligatoria en todos los MBAs? ¿Por qué se trata como algo difuso que nos cuesta concretar?

En definitiva, ¿qué es el Critical Thinking y en qué consiste?

  • El Critical Thinking tiene sus orígenes en el comienzo de la historia de la filosofía. Todo empezó desde el momento en que los primeros filósofos intentaron comprender el mundo y organizar el conocimiento del ser humano, su mente, sus relaciones, emociones, acciones. Ahí comenzaron a pensar sobre cómo pensar.

  • A principios de siglo XX se recupera el Critical Thinking y se define como habilidad y disciplina en sí misma imprescindible en la educación gracias al trabajo del filósofo y pedagogo John Dewey quien en su libro Cómo pensamos de 1910 lo trae al centro del interés señalando la necesidad de incluirlo en el currículum de los alumnos como una materia y habilidad esencial. Define el Critical Thinking como

“…el examen activo, persistente y cuidadoso de toda creencia o supuesta forma de conocimiento a la luz de los fundamentos que la sostienen y las conclusiones a las que se tienden”

  • Todos pensamos pero no necesariamente pensamos bien. Nos han enseñado a hacer cuentas, a escribir, a hablar un idioma, a hacer deporte, a jugar y hasta a crear empresas, pero no a pensar. Nos podemos entrenar para pensar bien.

  • Decía Marco Aurelio, “La calidad de nuestra vida depende de la calidad de nuestros pensamientos” Y de nuestro pensamiento, de cómo pensamos. En nuestra vida tomamos decisiones, abordamos problemas, enfrentamos retos laborales, tratamos de entendernos con los demás, de trabajar en equipo, desarrollamos ideas, buscamos impactos éticos y soluciones incluyentes… En definitiva, necesitamos identificar bien los problemas, hacernos buenas preguntas, analizar sesgos y errores de razonamientos, investigar los conceptos que manejamos, saber desde dónde pensamos, qué marcos éticos o valóricos tenemos, tener en cuenta a los agente implicados, buscar soluciones y plantearnos diversos escenarios. La herramienta del Critical Thinking nos lleva de la mano por todo ese viaje.

  • Así el Critical Thinking no solo parece ser crucial en la vida sino en los complejos procesos de toma de decisiones, de innovación, de comunicación en equipos, de creación de empresas. Critical Thinking for business hace años que despegó en compañías como http://www.headscratchers.com/index.html Michael Kallet, su CEO, era ejecutivo senior de una gran empresa de comunicaciones cuando se vió de nuevo sentado con otros 20 ejecutivos para abordar un plan estratégico el próximo plan estratégico a 5 años, la empresa estaba en declive, pero lo que se hablaba no era relevante. Él se preguntó, “Alguien aquí, incluido yo, está pensando realmente?” Concluyó que las compañías exitosas presentan dos ingredientes, persistencia y “calidad de pensamiento, real, duro, pensamiento del de remangarse las mangas y no dar nada por sentado. A lo largo de mi carrera me he dado cuenta de que cuando la gente piensa sobre algo y hace preguntas- incluso cuando sabe la respuesta- tiende a sacar nuevas soluciones a un problema, a llegar a una nueva decisión o se dan cuenta de una innovación” Michael Kallet, Think Smarter, Critical Thinking in improve Problem-solving and Decision-making skills.

  • Y por último, una última definición, una que me gusta mucho, la de Facione y el grupo interdisciplinar de expertos de EEUU y Canadá que investigaron durante dos años sobre Pensamiento crítico: en nombre de la Asociación Filosófica Americana (http://www.insightassessment.com/articles.html)

"El pensador crítico ideal es una persona que es habitualmente inquisitiva; bien informada; que confía en la razón; de mente abierta; flexible; justa cuando se trata de evaluar; honesta cuando confronta sus sesgos personales; prudente al emitir juicios; dispuesta a reconsiderar y si es necesario a retractarse; clara con respecto a los problemas o las situaciones que requieren la emisión de un juicio; ordenada cuando se enfrenta a situaciones complejas; diligente en la búsqueda de información relevante; razonable en la selección de criterios; enfocado en preguntar, indagar, investigar; persistente en la búsqueda de resultados tan precisos como las circunstancias y el problema o la situación lo permitan.

Así pues, educar buenos pensadores críticos significa trabajar en pos de este ideal. Es una combinación entre desarrollar habilidades de pensamiento crítico y nutrir aquellas disposiciones que consistentemente producen introspecciones útiles y que son la base de una sociedad racional y democrática”.

En el próximo artículo iremos entrando más en el cómo se hace, en ejemplos y en herramientas que nos ayudan a hacerlo ;-)

¡Pensemos pues! ¡Tus comentarios son bienvenidos!